Jupiter

JÚPITER

Llamado también la “Fortuna mayor”.

Signo que Rige: Sagitario y Piscis.
Casa que rige: Casa IX.
Signo en Detrimento: Géminis, Virgo y Casa III.
Exaltación: Cáncer. Casa IV.
Caída: Capricornio. Casa X.
Función: expansión y compensación.
Proceso: asimilación.
Propósito: establecer un mayor marco de referencia.
Sexo: Masculino-activo.
Elemento: Fuego, compuesto de 1,5 Caliente y 1 Seco.
Significado tradicional: el principio de expansión, oportunidad, éxito y prosperidad. El gran “benéfico”.
Significado humanista: el principio de preservación, acrecentamiento y compensación. El proceso de la asimilación individual de la conciencia social. La urgencia de ser una entidad autosostenida concientemente participando dentro del reino social. El establecimiento de un mayor marco de referencia y el poder de crecer a través de la cooperación con experiencia. Dharma o el poder de la acción correcta del individuo. La imagen del gurú, patriarca o salvador.
Significado Cíclico: la expansión del reino de actividad del individuo dentro de la esfera social.
Retrógrado: una vida dedicada al servicio del más alto principio; o retiro social.
Representa: impulso benevolente, protector.
Palabra clave: expansión. Abundancia, excesos, sabiduría, teología, ciencia, viajes largos, filosofía, optimismo, fe.
En profesiones: Sabios, filósofos, jueces, altos funcionarios públicos, dignatarios eclesiásticos, posiciones en las altas finanzas y en el comercio mayorista, representantes de la ley y profesiones relacionadas con una buena vida física (jefes de cocina, hoteleros, etc.)
Cuerpo humano: El hígado, el tejido adiposo, la grasa, las caderas, los muslos, las piernas, pies, oído derecho, parte superior de la frente, páncreas, glucógeno y tejidos grasos.
En órganos: Pulmones, costillas, cartílagos, hígado, páncreas, tejido graso, arterias, pulso y semen; las enfermedades de estas partes, especialmente los trastornos metabólicos causados por la alimentación excesiva y sus escorias, las hiperfunciones y las hipertrofias, tanto benignas como malignas.
En minerales: Amatista, zafiro, esmeralda, estaño.
En plantas: Ambar, alcanfor, azafrán, laurel, almizcle, rosal, sándalo, caña de azúcar; la madera en concepto general, pues el planeta es también el símbolo de la vida vegetativa, representada por el reino vegetal.
En animales: Elefante, ciervo, toro, águila, urraca, halcón, cuervo, paloma.
En números: 3
En colores: Azul, amarillo, purpúreo.
En días: El jueves.
En horas: Los jueves, la 1ª y la 8ª hora después de la salida del sol y la 3ª y la 10ª de la noche siguiente.
En países: Babilonia, Irán, España, Hungría, la ciudad de Colonia.

Información Física

Diámetro ecuatorial: 142,800 km.
Densidad: 1.32 gramos por cm cúbico
Temperatura de la superficie: -150° Celsius (nubes). 1,700° Celsius en 1000 km visibles desde la superficie.
Gravedad en la superficie: 2.69
Período de órbita: 11.86 años
Período de rotación: 9.8 horas

Información general

Júpiter es el quinto planeta desde el Sol y el más grande. Es dos veces más grande que todos los otros planetas combinados (318 veces la Tierra).
Júpiter (también conocido como Jove; en griego Zeus) fue el rey de los dioses, el regente del Olimpo. Zeus fue hijo de Cronos (Saturno).
Es el cuarto objeto más brillante en el cielo (después del Sol, la Luna y Venus; en ocasiones Marte también es más brillante). Ha sido conocido desde tiempo prehistóricos. El descubrimiento de Galileo en 1610 de las cuatro lunas más grandes de Júpiter: Io, Europa, Ganímedes y Callisto son ahora conocidas como las lunas Galileanas

Satélites de Júpiter

Júpiter tiene 16 satélites conocidos, las cuatro lunas galileanas y los 12 más pequeños. Se les llamaron con nombre relacionados con la vida de Zeus (principalmente con sus amantes): Metis, Thebe, Ganímedes, Ananke, Adrastea, Ío, Callisto, Carme, Amalthea, Europa, Leda, Pasiphae, Himalia, Lysithea, Elara y Sinope.

Zeus

Zeus, el hijo más joven de Cronos y Rhea, fue el regente supremo del Monte Olimpo y del Panteón de dioses que ahí vivían. Al ser el regente supremo él mantenía la ley, la justicia y la moral, y esto lo hizo el líder espiritual tanto de los dioses y los hombres. Zeus fue un dios celestial, y originalmente se le adoró como un dios del clima por las tribus griegas. Estos pueblos vinieron del sur desde los Balcanes cerca del año 2100 a.C. Siempre se le relacionó como un dios del clima, ya que su principal atributo es el rayo, el controlaba los rayos, truenos y lluvia. Teocritus escribió cerca del 265 a.C.: “en ocasiones Zeus es claro, en otras ocasiones llueve”. En el poema épico de Homero la Iliada envió tormentas en contra de sus enemigos. El nombre de Zeus está relacionado con el nombre griego deos –dios-, que significa “brillo” llamado dies pater, “el padre brillante”. Sus otros atributos tal como los rayos, fueron el cetro, el águila y su aegis (esto fue la piel de cabra de Amaltea).

Antes de la abolición de las monarquías, Zeus fue el protector del rey y su familia. Una vez que la era de los reyes griegos cayó a la democracia se convirtió en el juez principal y el pacificador, pero más importante aún en un dios civil. Llevó la paz en lugar de la violencia, Hesiodo (cerca del año 700 a.C., describe a Zeus como “el señor de la justicia”, Zeus también fue conocido como “Kosmetas” (ordenador), “Soter” (salvador), “Polieos” (supervisor de la -polis- ciudad) y también “Eleuterios” (garante de las libertades políticas). Sus deberes en este papel fueron mantener las leyes, proteger a los suplicantes, convocar los festivales y dar profecías (su oráculo más antiguo y famoso fue en Dodona, en Epirus –al noroeste de Grecia-). Como la deidad suprema, Zeus vigiló la conducta de la vida civilizada. Pero el “padre de dioses y hombres” como Homero le llamó, tiene muchos cuentos mitológicos.

El más famoso de estos cuentos es el que da Hesiodo en su Teogonía, de cómo Zeus usurpó el reino de los inmortales de su padre. Este cuento mitológico de la lucha de Zeus en contra de los Titanes provocado por Cronos, después de que se le había advertido a éste que uno de sus hijos lo depondría. Al saber Cronos las consecuencias, como el había depuesto a su padre Urano. Para prevenir que le ocurriera esto, Cronos se comió a sus hijos recién nacidos Hestia, Demeter, Hera, Hades y Poseidón, pero su esposa Rhea (que también era su hermana) y Gaia su madre, envolvieron una roca en ropajes de bebe en lugar del pequeño Zeus. Cronos pensando que era el bebe recién nacido se comió la roca. Mientras tanto Rhea envió al bebe a Creta, y ahí, en una cueva en el Monte Dicte, la cabra divina Amaltea amamantó y cuidó al pequeño Zeus.

Cuando Zeus hubo crecido en un joven regresó al dominio de sus padres, y con la ayuda de Gaia, provocó que Cronos regurgitara a los cinco hijos que se había tragado previamente (en algunas versiones Zeus recibió ayuda de Metis que le dio a Cronos un vomitivo que le provocó expulsar a los hermanos y hermanas de Zeus.

Sin embargo, Zeus dirigió la revuelta en contra de su padre y la dinastía de los Titanes, los derrotó y desterró. Una vez que tomó el control, él y sus hermanos se dividieron el universo entre ellos: Zeus se ganó los cielos, Poseidón el océano y Hades el submundo. Zeus tuvo que defender su reino celestial. Los tres asaltos separados fueron de los hijos de Gaia: ellos fueron los Gigantes, Tifón, (Zeus peleó con ellos con sus rayos y atributos) y los hermanos gemelos que fueron llamados los Aloadae. Los gigantes intentaron entrar a los cielos apilando el Monte Ossa sobre el Monte Olimpo, y el Monte Pelion sobre el Monte Ossa, pero los gemelos fracasaron en su intento de derrocar a Zeus. Como éste hizo con los Titanes, Zeus los desterró a todos al Tártaro, que es la región más baja de la tierra, más baja que el submundo.

De acuerdo con la leyenda, Metis, la diosa de la prudencia, fue el primer amor de Zeus. Al principio intentó en vano de escapar de sus intentos, pero al final sucumbió a su esfuerzo, y de su unión nació Atenea. Gaia advirtió a Zeus de que Metis llevaría una hija cuyo hijo lo desterraría. Al escuchar esto Zeus se tragó a Metis, la razón para esto era continuar llevando a su hijo al nacimiento por si mismo. Hera (su esposa y hermana) estaba furiosa y muy celosa por el affaire de su esposo, también por su capacidad de dar la vida sin la participación de una mujer. Por rencor a Zeus ella dio a luz a Hefestos de manera partenogénica (sin ser fertilizada) y fue Hefestos quien, cuando llegó el momento, partió la cabeza de Zeus, de quien emergió Atenea completamente armada.

Zeus tuvo muchos hijos; su esposa Hera le dio a Ares, Hefestos, Hebe y Eileithyia, pero Zeus tuvo numerosas relaciones con diosas y mortales. Inclusive los violó, o uso medios engañosos para seducirlos. Su unión con Leto (que significa la oculta) le dio los gemelos Apollo y Artemisa. Una vez más Hera mostró sus celos forzando a Leto a vagar por la tierra en busca de un lugar para dar a luz, como Hera la había detenido de encontrar refugio en tierra firme, o en el océano. El único lugar que pudo ir fue la isla de Delos en el medio del Egeo, la razón fue que Delos era una isla flotante, según dice la leyenda. Una leyenda dice que Afrodita fue la hija de Zeus y Dione.

Además de deidades, también fue padre de muchos mortales. En algunas de sus relaciones con humanos Zeus usó disfraces engañosos. Cuando sedujo la reina espartana Leda, él se transformó en un hermoso cisne, y del huevo que produjo con Leda, nacieron dos parejas de gemelos: Castor y Pólux –Polydeuces– y Clytemnestra y Helena de Troya. Visitó a la princesa Danae como un baño de oro, y de esta unión nació el héroe Perseo. Secuestró a la princesa fenicia Europa, disfrazado de un toro, y luego la llevó a cuestas a la isla de Creta donde ella tuvo tres hijos: Minos, Rhadamanthys y Sarpedon. Zeus también tomó como un amante al príncipe troyano Ganímedes. Lo secuestró un águila enviada por Zeus (algunas leyendas dicen que era el mismo Zeus disfrazado de águila). El príncipe fue llevado al Monte Olimpo, donde se convirtió en el escanciador de vino (dicen que lo hizo temporalmente su amante ya que era un joven muy bello, y finalmente le dio un premio y lo convirtió en Acuario). Zeus también utilizó su encanto y poder para seducir aquellos que quería, así que cuando Zeus le prometió a Sémele que se le revelaría en todo su esplendor, a fin de seducirla, la unión produjo a Dionisio, pero ella fue destruida cuando Zeus se apareció como trueno y rayo.

Themis, la diosa de la justicia le dio las tres Horae, las diosas de las estaciones, y también las tres Moirae, conocidas como las Parcas. Cuando Zeus tuvo un affaire con Mnemosyne, estuvo con ella durante nueve noches consecutivas, lo que produjo nueve hijas, que se hicieron las conocidas Musas. Estas entretuvieron a su padre y los demás dioses como un coro celestial en el Monte Olimpo. Júpiter es completamente idéntico al Zeus griego.

Júpiter confiere universalidad y enaltecimiento volviendo la atención de uno hacia grupos grandes de gente o naciones. Es expansivo y nos puede bendecir con riqueza, lo que incluye una riqueza de amigos, y la habilidad de considerar a los demás. Se le relaciona con la pituitaria y el color violeta.

Significado Astrológico

Júpiter representa el triunfo de la conciencia sobre la materia. Además se supone, por los antiguos astrólogos, que rige el cerebro, pero para los occidentales rige la sangre, y el cerebro sin sangre no puede actuar. La influencia general de Júpiter es cálido y expansivo. Además da alegría, optimismo, valor mental enfrente de dificultades, simpatía, afecto, benevolencia y genialidad. Pero su bajo nivel produce orgullo, extravagancia, irreflexión; y superando el orgullo un deseo de dominar a otros, glorificar en su poder y conquista. Además inspira en las naciones el espíritu del imperialismo. También es el preservador de la vida y las formas y por tanto tiene una influencia conservadora.

Júpiter gobierna tres distintos tipos, el sacerdote o ceremonialista, el abogado o convencionalista y el médico o curandero. Da la vitalidad física y el poder de curar. Las vibraciones de Júpiter son las más fácilmente pervertidas y mal utilizadas (como Saturno) por los poderes obscuros, quizá con la excepción de Urano. Júpiter da hipocresía y un pervertido sentido de la ley. Es el planeta de la forma, además de formas y ceremonias y dogmas, también de orgullo y ostentación. Representa generosidad y extravagancia. hace al nativo expansivo hacia otros. No es siempre benéfico. Tiene una influencia positiva o con atributos masculinos.

Rige la riqueza, el ocio, las altas finanzas, la mente elevada, optimismo, altura, crecimiento, moralidad, prosperidad e indulgencia. También las energías superiores, razonamientos filosóficos, aspiraciones, deportes, suerte, viajes a larga distancia, caza y afición a los animales. Júpiter es juez, legislador y asistente. En tiempos antiguos se le llamaba benéfico mayor. La acción de este planeta es ordenada y protege la salud y el crecimiento. Donde se halla a Júpiter en el horóscopo es donde más a menudo uno tiene buena suerte y gusta de pasar sus horas de ocio.

Es el segundo cuerpo más grande de nuestro sistema solar. Le toma casi doce años para darle la vuelta al Sol. Este ciclo “coincide” con un ciclo básico de desarrollo humano. De esta manera, se le ve como el regente del ciclo de la expansión humana que lleva a la adolescencia.

Posteriormente, al tiempo que Júpiter regresa por una segunda ocasión a su posición natal, la persona se encontrará comenzando una nueva fase en su vida; en su madurez, probablemente casado y con hijos.

Tradicionalmente Júpiter ha sido visto como el “Gran Benéfico” entre los planetas. Sin embargo, no es “bueno” ni “malo”. Simplemente representa un ciclo cósmico que representa o rige un grupo de impulsos emocionales dentro de la psiqué humana. Estos impulsos hacia la expansión y el crecimiento serán buenos o malos, dependiendo en cómo lo usamos y regulamos. Si lo usamos con malas intenciones o si no los regulamos, entonces podemos terminar hiriendo a los demás y ciertamente a nosotros mismos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.