Paseos con los Árboles

Para muchos pueblos, y especialmente para los celtas, los árboles eran sagrados. Para estos pueblos (como para muchos otros a lo largo y ancho del mundo), los bosques eran lugares donde rendir culto a sus Dioses y comulgar con los espíritus de la Tierra, recibiendo su orientación y guía. Podemos apreciar ejemplos de esto en muchas culturas:

En Egipto, la Acacia era sagrada para Isis y Hathor, y las palmeras formaron parte de la decoración de sus templos.

En el mundo grecorromano el Roble y la Encina estaban consagrados a Zeus/Júpiter, el Rey de los Dioses.

Diana era adorada en arboledas sagradas como la de Nemi bajo el epíteto de “Diana Nemorensis”.

Para los pueblos nórdicos, Yggdrasil, un Fresno, era el Axis Mundi, el pilar a través del cual se estructuraba el universo.

Por supuesto, para los pueblos celtas el Roble era el más relevante de los árboles sagrados.

Cada árbol puede abrirnos a una fuente de conocimiento y poder, cada árbol es una de las voces de la Tierra cargadas de la sabiduría del tiempo. Para poder ser partícipes de esta comunicación debemos aprender los senderos del Mundo Verde.

Desde nuestro Coven organizamos salidas para aprender a reconocer los distintos árboles sagrados y diferentes mitos y tradiciones asociados a ellos.

Si tienes interés en asistir ponte en contacto con nosotros y te informaremos.

 

Comentarios cerrados.