Vivir el paganismo ¿En grupo o en solitario?

El mundo del paganismo es muy amplio, muchas corrientes y cada una con su particularidad. También hay muchas opciones a la hora de practicarlo. Una de las opciones es vivirlo en solitario, otra es hacerlo en grupo. He vivido ambas experiencias.

En mis comienzos fui solitaria un poco por elección y mucho porque no quedaba otro remedio. Esta opción realmente era un poco por miedo, miedo a que me podía encontrar por ahí. En ese tiempo, en España, todo lo que se saliese de la norma impuesta era sospechoso y considerado una secta peligrosa. Así que al aventurarte en el mundo del paganismo y la brujería tenías que ser muy cuidadosa de donde te metías, al menos eso es lo que me habían enseñado y por tanto estaba grabado en el subconsciente.

Con el tiempo, somos animales sociales, comencé a buscar personas con las que compartir mis crecías. La experiencia y el trayecto recorrido me había dado la seguridad necesaria para saber por dónde caminaba y cuales eran mis creencias.

Al principio estos grupos eran más bien incipientes encuentros entre solitarios, que como yo buscaban el apoyo del grupo. Pero poco a poco esto se fue consolidando y también la necesidad de algo estable y más profundo. Así que comencé a interesarme por las tradiciones, buscar y profundizar en estas hasta que encontré la mía, Greencraft.

Hace algún tiempo, en un foro de paganismo, alguien expresaba su soledad ante un suceso luctuoso. Y se planteaba la necesidad de que las personas iniciadas, sacerdotisas y sacerdotes, ofreciesen ritos para las personas que están viviendo este tipo de situaciones.

Este hecho me ha llevado a reflexionar por qué ocurre esto, y me he dado cuenta que a veces no tenemos claras nuestras ideas o no somos coherentes con nuestras elecciones. Ser solitario, al igual que estar en un grupo tiene ventajas e inconvenientes. Y cuando elegimos una de las dos opciones tenemos que asumir los inconvenientes de la opción elegida, así como aceptamos las ventajas.

Cuando llegamos al paganismo realmente no nos planteamos elegir, nos vemos deslumbrados por las nuevas perspectivas que se abren ante nuestros ojos, vamos descubriendo poco a poco lo vasto que este mundo y tomamos decisiones sin valorar qué es lo que más nos puede beneficiar en este momento y en ocasiones nos dejamos llevar por ideas preconcebidas, por las primeras lecturas o por ideas románticas.

En este sentido antes de tomar una decisión deberíamos evaluar las posibilidades. Hacer una lista con las ventajas y los inconvenientes y valorarlos para tomar una decisión consciente.

Desde mi punto de vista, las ventajas de trabajar en solitario son: Puedes ser totalmente ecléctico, sincretizar y adaptar tus rituales a tus gustos y necesidades, puede celebrar estos en los momentos que te sea más cómodo, no dependes de otros y nadie depende de ti. Evolucionas totalmente a tu ritmo.

Los inconvenientes son: El aprendizaje es totalmente personal, no se puedes compartir dudas, es difícil evaluar el progreso, muchas veces la información que llega es tan diversa y a veces, aparentemente, contradictoria lo que hace difícil conciliarla, en los momentos difíciles no cuentas con el asesoramiento y apoyo de quienes han vivido esa experiencia.

Seguro que hay muchas más razones, tanto en un sentido como en otro, tan solo son algunos ejemplos. Luego toca valorar que nos compensa más.

Dentro de un grupo las ventajas serian: Cuentas con la experiencia de otros, puede compartir las tareas, resolver dudas, tener una formación más formal y organizada, evaluar más fácil y objetivamente tus avances. Puedes celebrar tus progresos y cuentas con apoyo en tus momentos de desaliento, de dudas, en momentos difíciles y dolorosos. Además de contar con el apoyo del grupo puedes beneficiarte de la experiencia de otros.

Las desventajas: Hay normas que cumplir, dependes de otros y otros de penden de ti, por tanto, has de ser responsable en tus compromisos y debes aceptar los parámetros de trabajo del grupo, en cuanto a fechas, formas y contenido del trabajo o el ritmo de aprendizaje.

Nuevamente podemos encontrar muchas otras razones a favor y en contra y debemos valorar lo que a nosotros nos puede ofrecer más ventajas, aunque tengamos que aceptar en cambio las partes más desfavorables de esta elección.

El problema que veo, es cuando no somos coherentes con la elección tomada y queremos participar de todas las ventajas y de ninguno de los inconvenientes. Un solitario no puede pretender tener el apoyo de Sacerdotes e iniciados, dado que estos pertenecen a una comunidad. Y no porque estos no estén dispuestos a ayudar, sino porque en muchos casos no se conocen y poco pueden hacer, pero por otro lado veo que hay un punto de egoísmo, ya que, si no aportas nada a una comunidad, que es un grupo de personas trabajando por un bien común, no puedes pretender que esta te ofrezca sus ventajas. Por otro lado, si estas en un grupo que te ofrece un apoyo y una formación no pueden pretender ir a tu aire y aportar solo lo que te convine, pretender cambiar las normas porque a ti no te resultan apropiadas o cómodas.

Evidentemente este es solo un punto de reflexión y no una crítica. La idea es abrir un debate, aunque sea solamente interno, y comenzar a tener un punto de madurez y ser conscientes de nuestras elecciones.

Porque afortunadamente, cada vez más, se abren nuevas opciones donde elegir. Porque, cada vez más, hay grupos que están trabajando en distintas tradiciones y admiten nuevos miembros. Porque, cada vez más, hay más información y forma de contactar con estos grupos.

Acerca de Gaia

Suma Sacerdotisas de "El Caldero de Cerridwen" de la Tradición de Greencraft situado en Madrid (España).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.