Orígenes del Tarot

Las primeras referencias al Tarot aparecen en el Siglo XV en Italia. La baraja más antigua es el Tarot de Filippo Maria Visconti (1412-1447), hoy dia en la Yale University Library, Estados Unidos de América.

El historiador italiano Giordano Berti supone que el duque de Milán fue el inventor del Tarot. En efecto, algunas imágenes del Tarot de Filippo Maria Visconti son iguales a las de otra baraja diseñada por el duque en 1415: el Juego los XVI Héroes.

En estudios realizados por ocultistas de los Siglos XVIII y XIX, como Antoine Court de Gebelin, Eliphas Levi y el Doctor Gérard Encausse (Papus) se intenta demostrar la conexión existente entre el tarot y la cábala, así como con el simbolismo egipcio.

Según plantean los investigadores actuales Daniel Rodes y Encarna Sánchez, el origen del Tarot habría que buscarlo entre los cátaros medievales y la cultura occitana cuya filosofía encaja perfectamente en la idea básica del juego de Tarot.

Así, la presencia de una Papisa, la importancia de los personajes femeninos y claras referencias a un cristianismo distinto de la ortodoxia romana harían pensar en un uso original del Tarot como una transmisión de un conocimiento filosófico, si bien con el paso del tiempo pasarían a ser usadas como un sistema adivinatorio. Pero la Papisa fue, en realidad, un símbolo de la Fe cristiana, como demuestran numerosas obras de arte de la Edad Media.

Otros autores afirman que los gitanos, en su deambular por los países europeos, promovieron el Tarot como un sistema adivinatorio. Pero los gitanos llegaron a Europa cuando el Tarot era ya conocido. Por otra parte el juego de Tarot se juega en Italia desde el Siglo XV, y en el siglo siguiente se propagó en muchas regiones de Europa: en primer lugar Francia, después Suiza, Belgica, Alemania y Austria. La adivinación con el Tarot aparece con seguridad en Italia y Francia en el Siglo XVIII.

Teorías sobre el origen del Tarot

Las cartas del tarot fueron asociadas con el tiempo con el misticismo y la magia. Hasta los siglos XVIII y XIX, el tarot no fue adoptado por místicos, ocultistas y sociedades secretas .

La tradición comenzó en 1781, cuando Antoine Court de Gébelin, un clérigo suizo y francmasón, publicó “Le Monde Primitif”, un estudio especulativo sobre el simbolismo religioso antiguo y sus remanentes en el mundo moderno. De Gébelin argumentaba que el simbolismo del Tarot de Marsella representaba los misterios de Isis y Thoth. Gébelin más tarde afirmó que el nombre “tarot” venía de las palabras egipcias “tar”, que significa “real” y “ro”, que significa “camino”, y que el tarot por lo tanto representaba un “camino real” a la sabiduría.

Gébelin arguyó estos y similares puntos de vista en forma dogmática; no presentó evidencias para sostener sus argumentos. Además, Gébelin escribió antes de que Champollion hubiera descifrado los jeroglíficos egipcios. Los modernos egiptólogos no encontraron nada en el lenguaje egipcio que sustentara las fantasiosas etimologías de Gébelin, pero estos descubrimientos llegaron demasiado tarde. Cuando se dispuso de los auténticos textos egipcios, ya estaba firmemente establecida la identificación de las cartas del tarot con el “Libro de Thoth” egipcio en la práctica ocultista.

Aunque las cartas del tarot se usaban para predecir la fortuna en Bolonia, en el siglo XVIII, fueron publicadas originalmente como un método de adivinación por Jean-Baptiste Alliette, también llamado “Etteilla”, un ocultista francés que revirtió las letras de su nombre y trabajó como adivino poco antes de la revolución Francesa. Etteilla diseñó el primer mazo de tarot esotérico, añadiendo atribuciones astrológicas y motivos “egipcios” a varias cartas, alterando muchos de los diseños marselleses, y añadiendo significados adivinatorios en el texto de las cartas. Los mazos de Etteilla, aunque ahora eclipsados por los ilustrados de Smith y Waite y el mazo “Thoth” de Aleister Crowley, aún se encuentra disponible.

Más tarde, mademoiselle Marie-Anne Le Normand popularizó la adivinación y la profecía durante el reinado de Napoleón I. Esto se debió en parte a la influencia que tuvo sobre Joséphine de Beauharnais, la primera esposa de Napoleón. Sin embargo ésta no usaba el tarot habitualmente.

El interés en el tarot para la adivinación a cargo de otros ocultistas llegó después, durante el auge de los Herméticos, de la década de 1840, en la cual ( entre otros) estuvo involucrado Victor Hugo. La idea de las cartas como clave mística fue desarrollada posteriormente por Eliphas Lévi y pasó al mundo de habla inglesa por la Orden Hermética del Amanecer Dorado. Lévi, y no Etteilla, es considerado por algunos el verdadero fundador de las escuelas más contemporáneas de Tarot; su “Dogme et Ritual de la Haute Magie” de 1854 introdujo una interpretación de las cartas que las relacionadba con la Cábala. Mientras Lévi aceptó las afirmaciones de Court de Gébelin sobre un origen egipcio de los símbolos de las cartas, rechazó las innovaciones de Eteilla y su mazo alterado y arregló en su lugar un sistema que relacionaba al tarot, especialmente al tarot de Marsella con la cábala y con los cuatro elementos de la alquimia. Por otro lado, algunos significados adivinatorios de Etteilla todavía son usados por algunos lectores de tarot.

Enlace permanente a este artículo: https://wiccaspain.es/origenes-del-tarot/

La medicina del arbol.

Para trabajar con la medicina del árbol, en primer lugar debemos tener en cuenta que cada árbol tiene su propio carácter y personalidad. A quien lo ponga en duda, que pruebe a buscar en cualquier bosque dos arboles iguales .
En segundo lugar, tenemos que pasar cierto tiempo con los arboles para conocerlos. Cuando paseamos por algún lugar arbolado, nos fijaremos en que arboles son los que nos atraen, en cuanto descubramos que sentimos una profunda atracción por uno en concreto, subiremos a el para establecer un contacto físico, le hablaremos mental o verbalmente, precisando les lo especial, lo singular y lo bello que es.
Le contaremos cosas de nuestra vida, problemas, ilusiones, nos abriremos antes ellos, abriremos nuestra mente para luego ver que respuestas surgen en nuestra cabeza.
Cuando la atracción por el árbol es realmente intensa, podemos pedirle también si nos permite cortar parte de su madera para hacer un bastón, una herramienta o un colgante que fortalezcan nuestro vinculo con el.
Tendremos siempre en cuenta que es importante relacionarnos con el con veneración y amor, y dejarle una ofrenda en señal de agradecimiento y respeto.
A algunos les parecerá que son estupideces que poco tienen que ver con la medicina. De todos modos, muchas enfermedades empiezan en la mente. Pensar de manera malsana puede llevarnos a vivir de una manera malsana, lo cual a su vez, puede desembocar en un enfermedad.
Incluso cuando la dolencia la causa una bacteria o un virus, si la mente esta sana, el cuerpo saludable normalmente resiste a los invasores externos.
A veces surge un problema al que la mente consciente no puede encontrar una solución, la conexión con la energía del
árbol, y en realidad con cualquier energía, modifica nuestro estado de conciencia, y precisamente en estos estados de alteración encontramos las soluciones. Llevar un fragmento del árbol, ya sea como un instrumento mágico o como un que talismán, recuerda la mente consciente esta solución. Asi resuelve el problema, y la persona consigue volver al estado de equilibrio que restablece su salud de manera optima, esta es la medicina del árbol.

Enlace permanente a este artículo: https://wiccaspain.es/la-medicina-del-arbol/

La sabiduria de los Arboles

Para los celtas, los árboles constituían la base de sus vidas. Les proporcionaban herramientas, armas, remedios, tintes y edificios. Se consideraba que los árboles poseían un espíritu guardián: cada vez que había extraer de uno de ellos parte de su madera, se acudía a el para pedirle permiso. Antes de proceder a dicha extracción por motivos puramente prácticos (para la manufactura de herramientas o la construcción, por ejemplo), se le avisaba, con el fin de que el mismo replegara su energía de la rama o de las ramas que iban a cortarse. En el caso de que su madera fuera a utilizarse con objetivos mágicos o medicinales, se pedía al árbol que dejara parte de su energía en la madera que se iba a cortar para que quien la utilizara pudiera sacar provecho de la sabiduría y propiedades curativas de su energía.
Se consideraba que las armas, las herramientas mágicas, los cayados, las medicinas y los tintes funcionaban con más fuerza y eficacia se guardaban en su interior la energía del árbol.
Fuera cual fuera el propósito de la extracción de la madera de un árbol, los celtas le presentaban siempre una ofrenda como intercambio por la energía y para honrarle por el don concedido.
Cuando tenían que extraer un considerable volumen de madera, para la construcción de un edificio, por ejemplo, se pedía permiso al guardián del bosque y se presentaban las ofrendas ante el o bien ante un árbol abuelo o abuela (ósea los árboles mas viejos del bosque).
Los celtas mostraban un profundo respeto por toda la creación; por eso, cada vez que se servían de algo perteneciente a ella lo hacían con una ceremonia y veneración.
No se abordaba ninguna tarea sin reflexión o con egoísmo. Cuando precisaban madera solo extraían la necesaria, aprovechaban para el fuego los árboles muertos o caídos, e incluso entonces dejaban una ofrenda como señal de agradecimiento al guardián del bosque.
Los celtas también tenían muy en cuenta las diferentes características de los árboles con los que estaban en contacto. El roble, por ejemplo, es un árbol fuerte y resistente y, ya que vive muchos años se le consideraba fuente de una mayor sabiduría. Quien deseaba tales cualidades en su vida trabajaba con la “medicina del roble”.
El sauce, por otra parte, es amante del agua y se caracteriza por su flexibilidad, por ello se vinculaba con el flujo y el equilibrio emocional. También en este caso, quien buscaba tales cualidades en su vida trabajaba con la “medicina del sauce”, y así buscaban en cada árbol la cualidad y la aprovechaban en sus vidas.

Enlace permanente a este artículo: https://wiccaspain.es/la-sabiduria-de-los-arboles/

Cargar más

Plugin creado por AcIDc00L: key giveaway
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia
A %d blogueros les gusta esto: