La medicina del arbol.

Para trabajar con la medicina del árbol, en primer lugar debemos tener en cuenta que cada árbol tiene su propio carácter y personalidad. A quien lo ponga en duda, que pruebe a buscar en cualquier bosque dos arboles iguales .
En segundo lugar, tenemos que pasar cierto tiempo con los arboles para conocerlos. Cuando paseamos por algún lugar arbolado, nos fijaremos en que arboles son los que nos atraen, en cuanto descubramos que sentimos una profunda atracción por uno en concreto, subiremos a el para establecer un contacto físico, le hablaremos mental o verbalmente, precisando les lo especial, lo singular y lo bello que es.
Le contaremos cosas de nuestra vida, problemas, ilusiones, nos abriremos antes ellos, abriremos nuestra mente para luego ver que respuestas surgen en nuestra cabeza.
Cuando la atracción por el árbol es realmente intensa, podemos pedirle también si nos permite cortar parte de su madera para hacer un bastón, una herramienta o un colgante que fortalezcan nuestro vinculo con el.
Tendremos siempre en cuenta que es importante relacionarnos con el con veneración y amor, y dejarle una ofrenda en señal de agradecimiento y respeto.
A algunos les parecerá que son estupideces que poco tienen que ver con la medicina. De todos modos, muchas enfermedades empiezan en la mente. Pensar de manera malsana puede llevarnos a vivir de una manera malsana, lo cual a su vez, puede desembocar en un enfermedad.
Incluso cuando la dolencia la causa una bacteria o un virus, si la mente esta sana, el cuerpo saludable normalmente resiste a los invasores externos.
A veces surge un problema al que la mente consciente no puede encontrar una solución, la conexión con la energía del
árbol, y en realidad con cualquier energía, modifica nuestro estado de conciencia, y precisamente en estos estados de alteración encontramos las soluciones. Llevar un fragmento del árbol, ya sea como un instrumento mágico o como un que talismán, recuerda la mente consciente esta solución. Asi resuelve el problema, y la persona consigue volver al estado de equilibrio que restablece su salud de manera optima, esta es la medicina del árbol.

Enlace permanente a este artículo: https://wiccaspain.es/la-medicina-del-arbol/

La sabiduria de los Arboles

Para los celtas, los árboles constituían la base de sus vidas. Les proporcionaban herramientas, armas, remedios, tintes y edificios. Se consideraba que los árboles poseían un espíritu guardián: cada vez que había extraer de uno de ellos parte de su madera, se acudía a el para pedirle permiso. Antes de proceder a dicha extracción por motivos puramente prácticos (para la manufactura de herramientas o la construcción, por ejemplo), se le avisaba, con el fin de que el mismo replegara su energía de la rama o de las ramas que iban a cortarse. En el caso de que su madera fuera a utilizarse con objetivos mágicos o medicinales, se pedía al árbol que dejara parte de su energía en la madera que se iba a cortar para que quien la utilizara pudiera sacar provecho de la sabiduría y propiedades curativas de su energía.
Se consideraba que las armas, las herramientas mágicas, los cayados, las medicinas y los tintes funcionaban con más fuerza y eficacia se guardaban en su interior la energía del árbol.
Fuera cual fuera el propósito de la extracción de la madera de un árbol, los celtas le presentaban siempre una ofrenda como intercambio por la energía y para honrarle por el don concedido.
Cuando tenían que extraer un considerable volumen de madera, para la construcción de un edificio, por ejemplo, se pedía permiso al guardián del bosque y se presentaban las ofrendas ante el o bien ante un árbol abuelo o abuela (ósea los árboles mas viejos del bosque).
Los celtas mostraban un profundo respeto por toda la creación; por eso, cada vez que se servían de algo perteneciente a ella lo hacían con una ceremonia y veneración.
No se abordaba ninguna tarea sin reflexión o con egoísmo. Cuando precisaban madera solo extraían la necesaria, aprovechaban para el fuego los árboles muertos o caídos, e incluso entonces dejaban una ofrenda como señal de agradecimiento al guardián del bosque.
Los celtas también tenían muy en cuenta las diferentes características de los árboles con los que estaban en contacto. El roble, por ejemplo, es un árbol fuerte y resistente y, ya que vive muchos años se le consideraba fuente de una mayor sabiduría. Quien deseaba tales cualidades en su vida trabajaba con la “medicina del roble”.
El sauce, por otra parte, es amante del agua y se caracteriza por su flexibilidad, por ello se vinculaba con el flujo y el equilibrio emocional. También en este caso, quien buscaba tales cualidades en su vida trabajaba con la “medicina del sauce”, y así buscaban en cada árbol la cualidad y la aprovechaban en sus vidas.

Enlace permanente a este artículo: https://wiccaspain.es/la-sabiduria-de-los-arboles/

La emperatriz

El símbolo debe expresar la idea de generación, de corporización en todos los
mundos.
RELACIONES:
JEROGLÍFICO PRIMITIVO: La mano en la acción de asir.

CÁBALA: Binah
ASTRONOMÍA: Venus
DÍA: Viernes
LETRA HEBRAICA: Ghimel (doble)

SIGNIFICACIONES
Dios el Espíritu Santo “Horus”
LA FUERZA ANIMATRIZ UNIVERSAL
iod de vau
vau-vau
Adán-Eva
LA HUMANIDAD
hé de vau
vau-vau
El Mundo
vau de vau
vau-vau
2° hé de vau
vau-vau

UNA MUJER VISTA DE FRENTE
Es en los costados de la mujer que el ser humano se reviste de su cuerpo, se corporifica.
La mujer aparece con alas, o bien en el centro de un sol radiante.
“Idea de la espiritualidad del principio animador de los seres.”
Aprisiona un águila en su mano derecha.
“El águila es el símbolo del alma y de la vida (Espíritu Santo).”
En su mano izquierda ostenta un cetro, signo astrológico de Venus.
“El cetro está sostenido por la mano izquierda para indicar la influencia
pasiva que ejerce la naturaleza, Venus-Urano, o la mujer durante la
generación de los seres.”
Está coronada por una corona de doce puntas o también de doce estrellas.
“Signo de la difusión del principio animador a través de todos los mundos y
del sol a través del zodíaco.”
La tercera lámina del Tarot muestra el resultado de la acción recíproca de los dos
primeros términos que se neutralizan en un mismo principio. Es éste el “elemento
neutro” de Wronski, base de cualquier sistema de realidad.
La fuerza creadora u Osiris y la fuerza conservadora o Isis se neutralizan en la
fuerza equilibrante, que resume en ella las propiedades, tan diferentes, de las dos
primeras formas.
En Dios será el equilibrio del padre y del hijo, o:
Dios el Espíritu Santo
HORUS
La fuerza animatriz universal
En el hombre será el equilibrio de Adán-Eva o la humanidad:
Adán-Eva
La humanidad
En el Universo será el equilibrio de la naturaleza naturante y de la naturaleza
naturada:
El Mundo (concebido como un ser)
El principio creador y el principio receptor, habiendo producido por su acción
recíproca el principio transformador, crea una entidad completamente nueva. Esta
entidad corresponderá a la “segunda hé” del nombre sagrado, y, en
consecuencia, indicará la transición de una serie a otra.

Enlace permanente a este artículo: https://wiccaspain.es/la-emperatriz/

Cargar más

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia
A %d blogueros les gusta esto: