LOS ELEMENTOS DE LA MAGIA

Los «elementos» dentro del simbolismo mágico son los componentes básicos de todo
lo que existe. Estos cuatro elementos -Tierra, Aire, Agua y Fuego- son al mismo tiempo
visibles a invisibles, físicos y espirituales.
Según el pensamiento mágico, todas las cosas han sido formadas a partir de estos
cuatro elementos. Nuestro conocimiento científico actual que afirma que hay muchos
más «bloques constructivos», está en desacuerdo con esta afirmación, pero no es más
que una versión más refinada.
Resulta necio ver los cuatro elementos en términos puramente físicos. La Tierra, por
ejemplo, no sólo se refiere al planeta en el que existimos, sino también al fenómeno de
la terrosidad, de apoyo y estabilidad. Similarmente, el Fuego es mucho más que la
llama.
Aunque hay muchos atributos de estos elementos que están fuera de lugar en este
capítulo, son necesarias unas palabras sobre cada uno de ellos y por qué son
importantes en las tareas de magia.
Puesto que esta es la magia de la Naturaleza, al usar poderes, instrumentos y símbolos
naturales, es importante comprender estos poderes. Uno de los caminos por los que se
puede conseguir esto es a través del estudio de los elementos.
El sistema de elementos fue ideado y refinado en el Renacimiento, pero sus raíces se
extienden mucho más atrás en la historia. Se puede ver como nada más que un sistema
de poderes que pueden ser invocados para ayudar en los hechizos y rituales. Cómo lo
veas tú es cuestión tuya.
Las siguientes discusiones tratan del simbolismo y de los tipos de magia relacionados
con los elementos. Toda la magia contenida en este libro está bajo el gobierno de uno (o
más) de estos elementos. Esto es verdad también para todo lo que existe.
La comprensión de ellos ayudará inmensamente a tus tareas mágicas.
Aunque los elementos están descritos como « masculinos o «femeninos», esto no se
debe ver de un modo sexista. Esto, como todos los sistemas mágicos, es simbólico
-describe los atributos básicos de los elementos en términos fácilmente comprensibles-.
No quiere decir que sea más masculina el realizar magia del fuego, o más apropiado
para mujeres el usar magia del agua. Es simplemente un sistema de símbolos.

TIERRA
Este es el elemento con el que estamos más cercanos al hogar, puesto que es nuestro
hogar. La Tierra no representa necesariamente la Tierra física, sino esa parte de ella que
es estable, sólida, segura.
La Tierra es el fundamento de los elementos, la base. Es en este dominio en el que
vivimos la mayoría de nosotros una buena parte de nuestras vidas. Cuando andamos,
nos sentamos, nos levantamos, nos arrastramos, comemos, dormimos, hacemos
nuestros trabajos, cuidamos nuestras plantas, examinamos nuestros libros de cheques o
probamos sal estamos trabajando con el elemento Tierra.
La Tierra es el reino de la abundancia, prosperidad y riqueza. Aunque es el elemento
más físico esto no es negativo, porque los otros tres se apoyan sobre la Tierra. Sin la
Tierra, la ida como la conocemos no existiría.
En las tareas mágicas, la Tierra «regula» todos los hechizos y rituales que involucran
negocios, dinero, empleo, prosperidad en todas sus formas, estabilidad, fertilidad,
etcétera. Un ritual de este elemento podría ser enterrar un objeto representativo de tu
necesidad en una parcela virgen de tierra, caminar a través de millas de campo
visualizando tu necesidad, o dibujar imágenes en el barro.

La Tierra es un elemento femenino. Es nutridora, húmeda, fructífera y son estas
cualidades las que la hacen femenina. Tales atributos han impulsado a incontables
civilizaciones a considerar la Tierra como una gran Diosa Madre, la toda-fértil
Creadora de la Naturaleza.
La Tierra regula el punto Norte de la brújula, porque es el lugar de mayor oscuridad
y del invierno. Su color es el verde de los campos y las plantas.
Gobierna la magia de las piedras, las imágenes, los árboles y los nudos.

AIRE

El Aire es el elemento intelecto; es el reino del pensamiento, que es el primer paso
hacia la creación.
En relación con la magia, el aire es la visualización clara, ordenada, pura que es un
poderoso instrumento para el cambio. También es movimiento, el ímpetu que envía la
visualización hacia afuera, hacia la manifestación.
Regula hechizos y rituales que involucran viaje, instrucción, libertad, obtención de
conocimiento, descubrir objetos perdidos, desvelar mentiras, etcétera.
También se puede usar para desarrollar las facultades psíquicas.
Los hechizos que involucran al aire suelen incluir el acto de situar un objeto en el
aire o dejar caer algo desde el borde de una montaña o de otro lugar elevado de manera
que el objeto conecte físicamente con el elemento.
El Aire es un elemento masculino, seco, expansivo y activo. Es el elemento que
sobresale en los lugares de aprendizaje, y que actúa cuando teorizamos, pensamos o
ponderamos.
El Aire regula el Este, porque esta es la dirección de mayor claridad, y la de
sabiduría y conocimiento. Su color es el amarillo, el amarillo del Sol y del cielo al
amanecer, y su estación es la primavera.
El Aire gobierna la magia de los cuatro vientos, la mayoría de las adivinaciones, la
concentración y la magia de visualización.

FUEGO

El Fuego es el elemento del cambio, el deseo y la pasión. En cierto sentido, contiene
en su interior todas las formas de magia, puesto que la magia es un proceso de cambio.
La magia del Fuego puede ser aterradora. Los resultados se manifiestan rápida y
espectacularmente. No es un elemento para el temeroso. Sin embargo, es el principal y
por esta razón es muy usado.
Este es el reino de la sexualidad y la pasión. No es sólo el fuego sagrado» del sexo,
es también la chispa de divinidad que brilla dentro de nosotros y de todas las cosas
vivas. Es al mismo tiempo el más físico y el más espiritual de los elementos.
Sus rituales mágicos suelen involucrar energía, autoridad, sexo, curación,
destrucción (de hábitos negativos, enfermedad), purificación, evolución, etcétera.
Un ritual de Fuego suele involucrar ahumar o quemar una imagen, hierba, o
cualquier otro objeto inflamable, o el use de velas o pequeñas hogueras.
Su magia se practica normalmente junto a la chimenea, o junto a fuegos encendidos
en espacios libres salvajes, o junto a la llama de una simple vela.
El Fuego es masculino. Regula el Sur, el lugar de mayor calor, el color rojo y la
estación del verano.
Toda la magia de las velas se encuentra bajo los poderes del fuego.

AGUA

El Agua es el elemento de la purificación, la mente subconsciente, el amor y las
emociones.
Así como es un fluido, constantemente cambiante, fluyendo de un nivel a otro, así
también nuestras emociones están en un constante estado de flujo.
El Agua es el elemento de absorción y germinación. El subconsciente está
simbolizado por este elemento porque está girando, siempre moviéndose como el mar
que no descansa ni de noche ni de día.
La magia del Agua involucra placer, amistad, matrimonio, fertilidad, felicidad,
curación, dormir, soñar, actos físicos, purificación, etcétera.
Un ritual de agua suele finalizar arrojando o situando un objeto en agua.
Este es un elemento femenino, y su color es el azul del agua profunda, profunda.
Regula el Oeste y los meses del otoño, cuando los chaparrones lavan la Tierra.
La magia del agua se realiza con espejos, el mar, la niebla y la lluvia.
Estos son, pues, los cuatro elementos. Un estudio completo de ellos puede ocupar
toda una vida, pero estas son las bases.
Aunque no es necesario invocar estos elementos o trabajar con ellos directamente,
es beneficioso ser consciente de ellos y recordarlos cuando se practique la magia.
Para trabajos prácticos con los elementos, lea los cuatro capítulos siguientes.

Fuente: Scott Cunningham

Enlace permanente a este artículo: https://wiccaspain.es/los-elementos-de-la-magia/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: noticias juegos
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web
A %d blogueros les gusta esto: