La Diosa triple

En este breve ensayo quiero transmitir un poco al lector sobre la teología de los Wica. Lo hago por dos razones principales: En primer lugar porque muchas personas no saben en absoluto que la brujería es una religión. En segundo lugar para las personas que, como yo, tengan cierta simpatía por el Culto, puedan disponer de más información.

Tengo que decir públicamente que no soy ninguna autoridad con respecto a la teología de las brujas. Yo soy un “brujo operativo” (nota de traducción: Gerald está usando terminos de Margaret Murray, para profundizar aconsejo leer The Witch-Cult in Western Europe, de Murray) con el que se tomaron el tiempo para tratarle de enseñar en profundidad las consecuencias de mi religión. Una religión que da culto a una Diosa que ha llevado su proclama de fecundidad a lo largo de todo el mundo.

Se me impide revelar el nombre de esta Diosa, pero ella siempre ha sido conocida por diversos nombres por los estudiosos de mitología y folclore. Esto puede parecer extraño para algunos porque ¿Como una serie de diosas mitológicas paganas pueden ser, en realidad, una misma Diosa? Para mi la respuesta puede resumirse en una frase que dijo Voltaire: “Los hombres hicieron a Dios a su imagen“. Sin embargo hay muy pocas personas que comprendan, en realidad, el significado de esta frase.

Por supuesto que los hombres diseñaron imágenes de sus Dioses. Una deidad va demasiado lejos, la mano de los hombres interpretan ese espíritu. Son representaciones mentales y físicas de una fuerza que no está al alcance de la comprensión. Afrodita, por ejemplo, ha existido realmente, hay una hermosa escultura romana que la representa en el Museo Nacional de Nápoles. También estuvo representada en un mural de Pompeya, y fue representada artísticamente en otro buen numero de ocasiones en distintos lugares. Pero estas obras artísticas no son representaciones de algo que nunca existió de manera tangible. Son las representaciones físicas de algo real, representaciones que se crearon físicamente para interpretar la naturaleza de ese ser por parte de sus observadores.

Triadas

En muchas representaciones los Dioses tienen aspectos triples. La escultura de los tres Cernnuno del Museo de Beaune es un excelente ejemplo. Ha habido más ejemplos, tanto de aspectos dobles como triples de los dioses a lo largo de la literatura, el arte y la religión. Hubo y hay interpretaciones de ese estilo, la más famosa actualmente es la cristiana: Padre, Hijo y Espíritu Santo. También tenemos la triada Brahama, Visnhu y Shiva: el creador, el salvador y el destructor. Aunque yo pienso que debería de decirse “transformador” en vez de “destructor”.

Pueden darse (y se dan) todo tipo de interpretaciones a las trinidades de las diferentes religiones. Hay demasiados argumentos y estos no son de interés para estas paginas. Lo que me interesa aquí es la triplicidad de la Diosa de las brujas, un aspecto que no deseo que se le de la misma importancia que a otras. Lo que yo en realidad deseo es hacer que la gente piense, si es posible de una manera constructiva, y al mismo tiempo ayudar a los que no saben nada de esta Diosa a comprender un poco mejor su naturaleza.

La triada de la Diosa a la que me refiero se puede resumir en tres palabras: Amor, Muerte y Renacimiento. Tenga en cuenta que el ciclo comienza con el amor y no con el nacimiento. En muchas religiones y muy particularmente en la religion de los Wica, la reencarnación es una doctrina básica.

Comencemos examinando un poco cada aspecto.

Amor

La palabra amor tiene una larga carrera filosófica, en general “amor” conduce a la interpretación que cada cual quiera darle. Como la palabra es importante, voy a intentar explicarla dentro del contexto en el que la estoy utilizando aquí. Para mi, el amor de la Diosa no es precisamente el amor romántico de los poetas, amor y deseo del amor no realizado. El amor de la Diosa es vivo, urgente y gratificante. Es dirigido a sus discipulos para que comprendan el verdadero significado de la fertilidad. Cuando las personas son pocas y la mortalidad mucha, la reproducción se convierte en una necesidad importante. El amor de la Diosa anima esto.

Creo que está muy bien resumido en el poema de Robert Herrick:

Mientras que mil virgenes en este día
Se lanzan tras la alondra para coger uno en Mayo

Y otra vez:

Y no tenemos pecados restantes
Mas, mi Corina, ven, vayamos a las fiestas de Mayo

Las dos ultimas lineas ayuda a poner en relieve un punto importante sobre el amor de la Diosa que está más allá de la mortalidad. Para los lectores capaces de comprenderlo, creo que debo añadir que se trata de una declaración de significado simple.

Muerte

El sentimiento general hacia la muerte es de repugnancia, sin embargo un Wica piensa que es una parte necesaria del ciclo. Para reencarnarse se debe morir, y para morir se debe renacer.

Esta faceta es probablemente muy conocida, pero es probablemente la peor interpretada en cuanto a la Diosa. La imaginería popular ve a una vieja bruja, el prototipo de bruja fea, vieja y con escoba que se utiliza (como el coco) para asustar a los niños. Pero el verdadero panorama no es alarmante, por el contrario; es consolador.

Su significado es importante, en la muerte volvemos a la Diosa para el descanso y la renovación, antes de nuestro próximo viaje. Si, en lugar de una vieja marchitada, observamos en ello una anciana que está más allá de la muerte y del tiempo, siempre dispuesta a tomar lo que se la debe de dar, creo que la idea respondería mejor a la realidad.

Sin entrar en la Diosa de la muerte nunca podremos llegar a la Diosa de la vida.

Renacimiento

Tal vez sea desde aquí como mejor entendamos a la Diosa Universal. Muchas personas reconocen su presencia bajo el popular nombre de “Madre Naturaleza”. Es el ideal de fecundidad de todas las cosas.

Ella nos fascina desde los primeros tiempos. Una de sus mayores, y yo creo que mejores, representaciones proviene de la época Magdaleniense del Paleolítico superior. Es una pequeña estatuilla de una mujer desnuda cuyo artística, sin embargo, exageró sobremanera los pechos y el vientre asemejandolo a un muy avanzado y eterno estado de gestación.

La estatua de Artemisa de Éfeso es otro ejemplo de diosa de características algo similares, esta vez con dimensiones normales excepto por sus abultados pechos. También es importante resaltar que a lo largo de sus vestiduras y tocados se muestran imagenes representadas en diminutas figuras que deben existir para la fertilidad:

Es la Madre de gran poder que trae para todos la fecundidad y que se observa en la vida de la flor y los campos (nota traducción: Observese que no dice “se la ve en la tierra”, sino en “en la vida de la tierra”. Frecuente confusión entre los practicantes eclécticos de asemejar a esta Diosa con una Gaia o Terra Mater, cuando no es así).

Conclusión

Ahora que la trinidad de la Diosa ha sido examinada algunos pueden preguntarse ¿como esta triada se puede conectar dentro de una misma Diosa? Esto tal vez se pueda comprender mejor si hacemos referencia a las tradiciones del asesinato al Rey Divino.

Estos rituales se emplearon para sacrificar al rey de un pueblo con el fin de apaciguar a la Diosa y asegurarse, de ese modo, la fertilidad y la paz de los seguidores del Culto.

Los reyes prevalecieron durante varios periodos, a veces años, hasta que eran sacrificados. Como al respecto dice JG Frazer, la costumbre podía variar ligeramente de un lugar a otro.

Casi siempre el rey durante su vida disfrutaba físicamente de la Reina, que muchas veces era además la Alta Sacerdotisa. Lo mismo ocurrió cuando se utilizaron “reyes de substitución” para ahorrar la vida del rey original, simplemente se les concedía los favores de la Reina, pues era la Sacerdotisa (como hemos visto muchas veces a la vez Reina) la que elegía consorte convirtiéndolo así en Rey.

Así el rey formaba un lazo con la reina que, a la vez, era la representante de la Diosa de Amor. Después, el rey era entregado a Annis, Diosa de la Muerte, para ser nuevamente reencarnado bajo el poder de la Diosa del Renacimiento y la Vida. Al mismo tiempo, el rey formaba parte principal del sacrificio ritual para la fertilidad de los cultivos, la ganadería y los niños.

Así podemos ver claramente enlazados estas facetas dentro de un culto a una Diosa. Espero que todo esto haya podido aclarar algunos aspectos de la Diosa de los Wica. Aunque nadie podria explicarlo todo, pues la verdadera naturaleza de la Diosa no cabe en la mente.

Fuentes: Antiguo Espiritu

Enlace permanente a este artículo: https://wiccaspain.es/la-diosa-triple/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: key giveaway
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia
A %d blogueros les gusta esto: