Isobel Gowdie, ¿Loca o bruja?

Isobel Gowdie nació en 1627 [supongo que en Auldearne, pueblo de Nairn, en las Tierras Altas de Escocia].
Era ama de casa cuando en 1662 fue juzgada por brujería y confesó sin que llegasen a torturarla. Contó que hacía quince años, en 1647, cuando ella tenía 20, se encontró con quién decía ser el Diablo en la iglesia del pueblo, Auldearne. Le describe como “un hombre de negro, tosco y corpulento. Unas veces llevaba botas y otras zapatos, pero sus pies eran siempre ahorquillados y hendidos.” “Era un hombre de negro, tosco y muy frío.”
El Diablo marcó a Isobel en el hombro, “e hizo salir sangre de la marca chupándola, escupió dicha sangre en su mano y, rociándola sobre mi cabeza, dijo: Yo te bautizo y te pongo Janet, en mi propio nombre”. Isobel estaba acompañada, y su compañera también fue marcada por el Diablo y receptora de un nuevo nombre.
De este modo se inició en la brujería. Se reunían grupos de trece brujas (Coven) al final de cada trimestre con el Diablo y celebraban banquetes y bailes. Isobel contó en su confesión que “nos hizo creer que él era el único Dios. Obtenemos todo este poder del Diablo, y cuando deseamos que nos lo dé, le llamamos ‘nuestro señor’. Cada vez que nos reuníamos con él teníamos que levantarnos y hacerle una reverencia y debíamos decir ‘Bienvenido seáis, señor’.”
Confesó también que en una ocasión las brujas se reunieron para hacer un encantamiento contra el ministro de Auldearne, Harie Forbes: “Satanás estaba con nosotras y nos enseñó las palabras que debíamos repetir tres veces. Cuando hubimos aprendidos estas palabras, caímos de rodillas, con la cabeza sobre los hombros y nuestras manos levantadas, y la mirada fija en el Diablo. Y dijimos esas pabras tres veces exactamente, para que Master Harie Forbes no se recuperara de su emfermedad.”
Dijo que eran capaces de transformarse en animales. Para convertirse en liebre, la bruja decía:

I shall go into a hare,
With sorrow and sighing and mickle care
And I shall go in the Divel’s name,
Aye, till I come home again.

Entraré en una liebre,
con pena y suspiros y cuidados,
e iré en nombre del demonio,
sí, hasta que vuelva a casa.

Y para volver a su forma humana, decía:

Hare, hare, God send thee core.
I am in a hare’s likeness just now,
But I shall be in a woman’s likeness even now.

Liebre, liebre, Dios te manda penas.
Estoy en forma de liebre ahora,
pero ahora volveré a forma de mujer.

En su confesión también consta el modo de volar: “Tomamos un tallo seco y lo colocamos entre nuestros pies y luego decimos tres veces: ‘¡Caballo y sombrero, caballo y vámonos! ¡Caballo y vámonos, ho, ho!’, e inmediatamente volamos hacia donde queramos.”
Las noches de sus encuentros, las brujas metían una escoba en la cama para que las sustituyera. Decían: “Dejo aquí esta escoba en el nombre del Diablo, que no se mueva hasta que yo regrese.”

También fue huésped de la Reina de las Hadas, en su morada bajo las colinas. Describió al Rey y a la Reina como seres muy hermosos, vestidos de lino blanco.

Su confesión constó de cuatro partes, y duró casi seis semanas: del 13 de Abril al 29 de Mayo.
La tomaron por loca y no hay registros de que fuese ejecutada.

Isobel Gowdie se ha convertido en un gran símbolo en la brujería, pues dio a conocer conceptos como el de “Coven” (como ya he mencionado antes).

Fuente : http://geekandela.blogspot.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.