El Gato

El gato es un felino cuya historia y origen se remontan al antiguo egipto. Los Gatos eran animales salvajes que comenzaron su proceso de domesticación hacia el año 3000 a.c debido a la abundancia de ratones que pululaban en los silos de grano que existían en Egipto.
La religión del antiguo Egipto incluyo el gato entre sus símbolos sagrados. El gato estaba considerado como la reencarnación de los dioses en el trance de comunicarse con los hombres y manifestarles su voluntad. El gran valor del gato como cazador de ratones hizo que los egipcios intentasen y lograsen su convivencia domestica, pese a lo cual el gato no perdió su estatus sagrado.
La misma belleza del animal hizo que la diosa Bastet, símbolo de la belleza y fecundidad, fuese representada con cabeza de gato.
Fue tal la adaptación del gato a la vida cotidiana de los egipcios, que su muerte era motivo de duelo familiar;
Herodoto, en los nueve libros de la historia, manifiesta que los moradores de la casa se rapaban las cejas en señal de duelo. Tras su muerte, su cuerpo se embalsamaba y modificaba en locales sagrados, y en el lugar de su enterramiento se colocaba junto a ellos ratones embalsamados.
En 1890 fueron halladas en la ciudad de Bubastis amplias necropolis con mas de 300.000 momias de gatos.
Quien se atrevía a matar un gato erar acreedor de la pena de muerte.
Los Griegos, conocedores del valor del gato como cazador de ratones, intentaron comprar un pareja para hacerlos criar en Grecia; dada la naturaleza sagrada del gato los egipcios se negaron a esta transacción. Pero los griegos a pesar de este argumento o quizá debido a el, robaron una pareja que llevada a Grecia extendió la raza al resto de Europa.

Los gatos llevaron una existencia placentera hasta que la Iglesia, hacia mediados del siglo XIII, comenzó una terrible persecución contra ellos, considerándolos como símbolo del diablo y cuerpo metamórfico de las brujas.
La Historia de la brujería en el País Vasco relata un sin-numero de anécdotas sobre la trasnformacion de brujos y brujas en animales. Todas son de índole similar.
En una de estas Historias la protagonista, cansada de que un gato bebiese la leche recién ordeñada todas la noches, espero al animal y consiguió en su persecución herirle un pata. Al sentirse herido el animal grito como un ser humano. Al día siguiente una pobre vieja, considerada como bruja, amaneció herida en una pierna.

El Gato aparecía ligado al paganismo de la edad media a traves del culto de la Diosa Freya, diosa del amor y del curación según la mitología nórdica.Esta Diosa guardaba en su jardin la manzanas con las que alimentaban los dioses del Walhalla y en su iconografia aparecen dos gatos tirando del carro de la diosa y, como dice Julio Caro Baroja, una tergiversación de origen mítico es de “confundir al animal que acompaña a un numen o divinidad con la divinidad misma” . Por ello, el gato se convirtió en cabeza de turco de las purificaciones de la Iglesia.

La iglesia alentó de tal forma la persecución de los gatos que llego a convertirse en espectáculo la quema de estos pobres animalitos en las hogueras de la noche de San Juan.
El aniquilamiento de los gatos fue de tal magnitud que cuando la peste negra azoto Europa en el siglo XIV, causando mas de 25 millones de muertos, apenas si quedaban ejemplares para luchar contras las ratas, principales propagadores de la enfermedad. Y al parecer la plaga fue tan devastadora debido al exterminio de los gatos.
En el año 1400, la especie estuvo a punto de extinguirse en Europa. Su existencia se reivindica a partir del siglo XVII
debido a su habilidad para cazar a las ratas, causantes de tan temibles y desolarores plagas.

A partir del siglo XVIII el gato vuelve a conquistar el prestigio y no solo se utiliza para la caza de roedores e insectos, sino que su belleza lo hace protagonista de cuadros, muy especialmente en la escuela Inglesa, y de motivos escultóricos.
La Dualidad del gato como símbolo de divinidad y de la representación demoníaca dio lugar a que en las supersticiones relacionadas con el se le considere representante de buena o mala suerte según las circunstancias o lugar que naciesen.

Creencias populares

El gato siempre buscará los sitios de tu casa, que tienen energías negativas. Pueden ser cruces de aguas subterráneas, sitio donde hay una persona enferma que él ama, o respeta.
Cuidado, porque no se trata simplemente de tener un gato en casa y ya está.
No. El gato tiene una comunicación muy especial con el ser humano, cuando se eligen mutuamente. Sabe cuando lo detestas, lo amas, o lo ignoras. Y te responde igual…Es decir, el gato que tengas será la proyeccion de tus mismos sentimientos.
No encontrarás gatos que se comuniquen contigo mentalmente, si tú no los amas. Y no hace falta hacer grandes alardes de amor, sólo hace falta saber hablarle ( puede ser mentalmente, te entienden perfectamente.) No es porque sí, que el Gato es mágico. Si lo sabes comprender, te beneficiarás. Sino…allá aquel que no lo quiera comprender, ni experimentar.
Cuando te sientas deprimido, háblale, acaricialo, y él absorberá toda la negatividad que tengas. No le hará mal, pues la transmutan.
Nunca lo lastimes, te traerá mala suerte hacerlo…Quizá no en forma inmediata.
Si un gato viene a tu casa, aunque no sea porque le has ofrecido comida, y vuelve asiduamente, está viniendo aprotegerte.
Si estás enfermo, y tienes la empatia de la que te hablé con el animalito, verás que no se escapa de tu lado, y dormirá si es preciso a tu lado.
No se sabe porque, pero la economia de la casa, suele mejorar, sea del estrato social que sea. Negocios que salen bien, mejores empleos, mas clientes, nueva oportunidad, etc.

Fuentes: Libro (Toquemos madera) e Internet

Enlace permanente a este artículo: https://wiccaspain.es/el-gato/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web
A %d blogueros les gusta esto: