Or, in its own meta tag

«

»

may 19

Imprimir esta Entrada

Sumer, Lilith y Astarté (Innana o Ishtar)

Habíamos dejado la historia de Lilith en el punto de su unión con Samael y en el precio divino -o uno de ellos- que tenía que pagar por su libertad, esto es su demonización.

Siguiendo esa vía la leyenda prosigue o -mejor dicho- se mezcla con otras, algunas bastante anteriores que datan de época sumeria y que dan al personaje algunas de sus características monstruosas o extraordinarias -que no necesariamente negativas-.

La Liltih de Sumer

El rastreo hasta la tierra de Sumer nos lleva a Lamashtu -una de las hijas de An, dios de los cielos, luego, relacionado con el aire, el viento, las tormentas y sus moradores- y, también, a Lilitu o Ardat Lili, espíritus femeninos ambivalentes -es decir con características positivas y negativas a la vez-, relacionados con el término “lil” que significa “espíritu del aire”. A su vez, esas figuras también se relacionan con ciertos aspectos de la diosa Innana, Ishtar o Astarté -con la que se asocia Lilith, mezclando sus figuras, a veces como “ayudante” de Ishtar, lo cual implica que…no deja de ser una de las facetas de la diosa, de hecho esa fusión (cuando no confusión) se observa gráficamente en el “Relieve Burney” también conocido como el altorrelieve “La Reina de la Noche” (fechado entre 1800 y 1700 a. EC), que tanto puede entenderse representa a Lilith, como a Innana, Ishtar o…todas ellas-, por lo que la mezcla resultante es la de un espirítu del aire con connotaciones sensuales, por una parte positivas -todo lo relacionado con la fertilidad, no solo humana sino de la tierra y la abundancia de cosechas- y “peligrosas” -cuando no malignas- por otra. Por eso también una identificación con lamia o vampiro e, igualmente, un comportamiento propio de sucubo, en uno y otro caso su dominio es el de la noche y la tormenta -es cuando actua- de la que Lilith es, también, Señora.

No en vano la diosa Ishtar -como se ha dicho estrechamente ligada a Lilith- es patrona del amor, la fertilidad, la sensualidad pero, también, de…la guerra -es decir, que también conlleva la violencia y la destrucción-.

 

Lilith e Innana/Isthar/Astarté.

 

Como se ha indicado Lilith en Sumer es un espíritu del viento, que deviene en deidad menor auxiliar de Innana/Isthar/Astarté. Como “espíritu” resulta tener características ambivalentes, cosa que favorece su imagen de ser sobrenatural con aspectos “demoniácos” -digamos que los “dioses puros” pueden tener aspectos no excesivamente positivos pero…son dioses- en algunos casos y “benéficos” en otros, Lilith representa en ese sentido una ambigüedad, la ambigüedad de la Lilitu o Lamashtu sumeria, que es, también, la ambigüedad de uno de los aspectos de Inana/Isthar/Astarté. La relación entre Lilith e Innana es tan estrecha que perfectamente puede entenderse que Lilith es, simplemente, una de las funciones “personificadas” -por tanto, una de las caras- de Inana. Eso resulta graficamente palpable en el relieve de Burney, fechado entre el 1800 y el 1700 a EC, del que, en puridad, hay gran indecisión respecto a que divinidad femenina refleja ¿Lilith o Isthar? Si se me permite el juego de palabras la respuesta puede estar en el viento -nunca mejor dicho, porque Lilith también significa en su versión sumeria “viento nocturno”-, dado que Isthar es también “Reina del Cielo” y el viento…forma parte de sus dominios. Si Lilith es un aspecto de Innana/Ishtar/Astarté entonces se despeja la incógnita del relieve Burney o de “La Reina de la Noche” -de la Luna también es diosa Innana-, sencillamente ese relieve…representa a todas, por decirlo así es un “relieve sinónimo”.

En esa identificación abundan Kramer y Wolkstein en su obra “Innana: Reina del Cielo y la Tierra” (1983) dónde presentan una comparación psicológica de Lilith e Innana en una discusión de Ereshkigal, diosa de los infiernos:

“Ereshkigal, la parte olvidada de Innana, tiene ciertas cualidades que son similares a Lilith. Ambas están conectadas a los aspectos nocturnos de lo femenino: una sexualidad potente, furiosa, pasional. Ambas tienen una personalidad afectada con profundas heridas, acumuladas de rechazos de la vid,a y buscan consuelo sólo en la unión física. Lilith por lo general huye de rechazos; Ereshkigal se retira al inframundo.” En “El Árbol-Huluppu”, cuando Lilith no podía obtener lo que deseaba, actuaba con resentimiento y destructivamente, rompiendo su propia casa. Lilith es la potencia de los días adolescentes de Innana, que tuvo que ser enviada lejos para explorar esos aspectos pasionales que en la vida de Innana se pdebían desarrollar. Pero ahora Innana que se ha convertido en la reina de su ciudad, en esposa, querida madre de sus hijos, y como adulta es más capaz de medir y controlar lo que en su juventud ha pasado por alto: lo instintivo, lo qe puede herir y fragmentar, temerse un poco a sí misma … ” 

 

Innana
Se puede citar la traducción del poema sumerio, “El descenso de Innana”, para obtener una imagen de la Innana que entra en el submundo y realizar una comparativa con la imagen del relieve:

“Neti, el guardián jefe del kur, entró en el palacio de Ereshkigal, la reina del mundo subterráneo, y dijo: “Mi reina, una doncella tan alta como el cielo, tan ancha como la tierra, tan fuerte como la fundación de la muralla de la ciudad está fuera de las puertas de palacio. Ella (…) espera (…) en su posesión, se ha preparado: En la cabeza lleva el shugurra, la corona de la estepa través en la frente sus cabellos oscuros están cuidadosamente dispuestos. Alrededor del cuello lleva cuentas de lapislázuli pequeñas. En el pecho lleva la doble hilera de cuentas. Su cuerpo está envuelto con el manto real. Sus ojos están embadurnados con el ungüento llamado: “Que venga, venga”. Alrededor de su pecho que lleva la placa de pecho llamado “¡Ven, hombre, ven!”. En su muñeca lleva el anillo de oro. En su mano lleva el lapislázuli, la vara de medir y de línea. Cuando Ereshkigal oyó esto, dio una palmada en el muslo y se mordió el labio. Ella se preocupó en su corazón, y habitó en ella.” 

De lo anterior se infiere que en el relieve Burney hay una amalgama de símbolos e imágenes que muestran tanto Innana (la barra y el anillo, la corona shugurra, los leones, los búhos, las perlas y pulseras) como a Lilith. Son símbolos de Lilith las alas cubiertas, la desnudez frontal, los pies de búho, y la corona de cuernos. Parece claro que nos encontramos ante una figura de Lilith, pero… con símbolos que la asocian asocian a Innana/Ishtar/Astarté. La babilónica Ishtar por lo general tiene alas, pero siempre las presenta desplegadas, nunca cerradas como Lilith. El mensaje general que se desprende es el de una sexualidad activa, fertilidad, y el dominio sobre la naturaleza con todas sus aparentes contradicciones o opuestos complementarios: nacimiento y muerte, paz y violencia o guerra, animales y humanos

Innana es en su personificación fenicio-cananea Astarté, deidad relacionada directamente con la Luz y los astros, su propio nombre viene de la estrella de la mañana, que fenicios y cananeos llamaban Aster, siendo en sus tierras dónde se encuentra su principal culto bajo esa figura. La Innana sumeria también tiene su versión babilónica que es Ishtar, nuevamente una diosa dela mañana y, también del atardecer, igualmente es deidad de la sexualidad, el amor y la fertilidad.

Si bien mantiene la consideración de virgen Astarté/Innana/Ishtar aparece con numerosos amantes y amorios, ahora bien, la concesión de sus favores era algo peligroso para su partenaire. En el tema de sus amorios el más conocido es el de Tammuz, que era un dios de la cosecha, Tammuz pese a su carácter divino no puede resistir la pasión de Ishtar, de hecho Ishtar al dar su amor da tal plenitud de placer que al mismo tiempo colma de vida a Tammuz y…se la quita (la agota, hay encontramos un cierto elemento “vampírico”, elemento que será una de las características de Lilith). Ishtar llora amargamente la muerte de su amante.