Or, in its own meta tag

«

»

Sep 13 2012

Imprimir esta Entrada

Equinoccio de Otoño,21 de Septiembre

Como ya hemos señalado, los dos equinoccios son periodos de equilibrio.El día y la noche se igualan, y la corriente del transcurso del año fluye con regularidad. Pero mientras el equinoccio de la primavera manifiesta el equilibrio de un atleta preparado para la acción, el sentido del equinoccio
de otoño es eI del descanso después del trabajo. El sol está apunto de entrar en el signo de Libra, la Balanza. En las Estaciones de la Diosa.

El equinoccio de la primavera representa la Iniciación, mientras que el equinoccio de otoño, e| Reposo. Las cosechas han sido almacenadas, tantolas de grano como las de frutas, y el sol, aunque más suave y menos ‘fiero que en días anteriores, todavía nos acompaña. De acertado simbolismo, todavía queda una semana antes de la Sanmiguelada, la festividad de Miguel./Lucife4 arcángel del Fuego y de la Luz, en la que debemos decir que renueva su esplendor.

 

 

Doreen Valiente (An ABC of Witchcraft, p. 166) señala que las apariciones espectrales más Ílecuentes de ciertos fantasmas recurrentes son en marzo y septiembre, “los meses de los equinoccios, periodos bien conocidos
por los ocultistas como épocas de estrés psíquico”. Esto parece contradecir la idea de los equinoccios como épocas de equilibrio, pero la paradoja sólo es aparente. Épocas de equilibrio, o de actividad en suspenso,
son por naturaleza los momentos cuando el velo entre Io visible y lo inüsible es más tenue. También son las estaciones en que los seres humanos ‘cambian de marcha’ a una fase diferente, y por tanto épocas
de turbulencia tanto psicológica como física. Mayor razón para que reconozcamos y entendamos el significado de estas fases naturales, de manera que su turbulencia nos anime en vez de afligirnos.

Si miramos el Calendario del Árbol que nos proporciona Robert Graves para sostener nada menos que nuestro simbolisrno mágico y poético occidental, descubrimos que el equinoccio de otoño llega justo antes del
final del mes de la vid y el comienzo del mes de la hiedra. La vid y la hiedra son los dos únicos de los meses-árboles que crecen en espiral, y el espiral (sobre todo la doble espiral, enrollándose y desenrollándose) es
un símbolo universal de la reencarnación. Y el pájaro del equinoccio de otoño es el cisne, otro símbolo de la inmortalidad del alma, lo mismo que el ganso silvestre, cuya variedad doméstica es el plato tradicional de la
Sanmiguelada.

Por cierto la zarzamora es un frecuente sustituto de la vid en el simbolismo de los países nórdicos. En muchos lugares, sobre todo en el oeste de Inglaterra, la tradición folclórica insiste en que las moras no se
deben comer a partir de finales de septiembre (que es también el frn del mes de la vid) porque a partir de entonces se convierten en propiedad del demonio. ¿Nos equivocamos si entendemos este significado como:
No trates de continuar en el espiral que entra cuando se acaba, mira hacia delante en el que sale”?

Mientras Lughnasadh señalaba la recolección de la cosecha de cereales, pero en su aspecto sacrificial, el equinoccio de otoño señala la conclusión de la cosecha, así como la acción de gracias por la abundancia,
haciendo hincapié en la futura vuelta de esa abundancia. Durante este equinoccio se celebraban los misterios eleusinos, los más importantes de la antigua Grecia, y aunque no se conocen todos los detalles (los iniciados supieron guardar bien los secretos), los rituales de Eleusis estaban basados en el simbolismo de la cosecha de grano. Se ha dicho que el clímax acontecía cuando se mostraba al iniciado una única espigade grano con la admonición: “En silencio se gana la semilla de la sabiduría.”

Respecto a nuestro propio sabbat otoñal, pues, tenemos los siguientes temas interrelacionados: la terminación de la cosecha, te saludo al poder menguante del sol, y un reconocimiento de que el sol y la cosecha, así como
los hombres y las mujeres, participan en el ritmo universal del renacimiento y Ia reencarnación. como dice la declamación del Libro de las sombras: “Por eso las Viejás Sabias no lloran, sino que se alegran.”

En el ritual del Libro de las sombras para esta festividad los únicos
puntos substanciales son la declamación de la suma sacerdotisa ‘Adiós.
Oh, sol…” y el Juego de la Vela, los cuales hemos conservado.

Consagrando el Vino

La Preparación
Sobre el altar hay un plato que contiene una única espiga de trigo u otro cereal cubierta con una tela.
Tanto el altar como el círculo estiin decorados con piñas de pino, cereales, bellotas, amapolas rojas (símbolo de la diosa del cereal Deméter)
y otras flores otoñales, frutos y hojas.

El Ritual
Después de la Runa de las Brujas el conventículo se distribuye alrededor del perímetro del círculo, mirando hacia el interior. La doncella coge el plato cubierto del altar, lo coloca en el centro del círculo (manteniéndolo cubierto) y vuelve a su posición.

 

La suma sacerdotisa dice:

‘Ahora es época de equilibrio, cuando el día y la noche se miran como
iguales. Pero es la estación en que Ia noche se alarga y el día menguo,
pues en las corrientes de la Tierra y del cielo nunca nada permanece sin
cambian Sabed y recordad, que todo lo que se alce debe caer y todo lo que
caiga tambíén debe alzarse. como prueba de ello, ¡bailemos la Danza de
la lda. y la Vuelta!”

Dirigidos por la suma sacerdotisa y el sumo sacerdote, los miembros del conventículo bailan’lentamente en sentido contrario a las agujas del reloj, cogidos de las manos pero sin cerrar el corro de cabeza a cola. Gradualmente,la suma sacerdotisa va conduciendo la fila hacia dentro en una espiral hasta que el conventículo esté cerca del centro. Cuando así lo disponga, la suma sacerdotisa se detiene y ordena a todos que se sienten en un corro cerrado junto al plato cubierto, mirando hacia dentro.

Misterio de la semilla

La suma sacerdotisa dice:
“Contemplad. eI misterio: en silencio se gana la semilla de la sabiduria.”
Entonces retira la tela que cubre el plato revelando la espiga de cereal.
Todos contemplan la espiga durante un rato en silencio. 

A continuación, la suma sacerdotisa se levanta y va hacia la vela del este. El sumo sacerdote se incorpora a su vez y va hacia la vela del oeste,
y ambos se vuelven para mirarse a través del conventículo que permanece sentado.

 

 

La suma sacerdotisa declama:

“Adiós, Oh, Sol, Luz que siempre retorne.,

Dios Oculto, que siempre permaneces.

Ahora se marcha a la Tierra de la Juventud
A través de los Umbrales de la Muerte
Para vivir entronizado, juez de los Dioses y los hombres,
Líder cornudo de las huestes del aire.
Mientras permanece invisible sin el Círculo,
Vuiendo dentro de la semilla,
La semilla del grano recién segada, semilla de la carne;
Oculta en la tierra, marauillosa semilla de las estrellas
La vida esta en é1, y Vida es la Luz del hombre,
Que nunca antes nació, y nunca muere.
Por eso las Viejas Sabias no lloran, sino que se alegran.’

La suma sacerdotisa levanta ambas manos hacia arriba bendiciendo al sumo sacerdote, que responde con el mismo gesto. La suma sacerdotisa y el sumo sacerdote se reúnen con el conventículo (que ahora está de pie) y lo conducen en una danza lenta en sentido de las agujas del reloj, abriéndose gradualmente en espiral hacia fuera del perímetro del círculo. Cuando juzgue que el movimiento en espiral ha quedado suficientemente enfatizado, la suma sacerdotisa cierra el corro cogiendo la mano de la última bruja de la cadena y acelera el paso hasta que todo el conventículo dé vueltas en círculo rápida y alegremente.
Tras un rato grita:”¡Abajo!”y todos se sientan. La doncella vuelve a colocar el plato con la espiga sobre el altar, y la
tela que lo cubría a un lado.

 

Fuente : Biblia de las Brujas

Enlace permanente a este artículo: http://wiccaspain.es/equinoccio-de-otono21-de-septiembre/

2 comentarios

  1. Nemuel

    Excelente información…EXCELENTE…

  2. Blacksam

    Gracias amigo… ;)

Deja un comentario

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia
A %d blogueros les gusta esto: